Escuchar música en la ducha, ese gran placer